¿Cómo disminuir los dolores menstruales?

Share on:

La menstruación, ciclo o periodo menstrual, es un proceso que sucede una vez al mes con el objetivo de preparar al útero femenino para el embarazo a lo largo de toda su vida reproductiva. Durante este periodo, el cuerpo se libera de las células que recubren el útero para que, de esta manera, la sangre (menstrual) fluya mediante una abertura en el cuello uterino y abandone el cuerpo a través de la vagina. Normalmente las mujeres pierden entre 10 y hasta 80 mililitros de sangre y el ciclo menstrual tiene una duración de 3 a 5 días. No obstante, es importante recordar que cada organismo es diferente, por lo que los datos proporcionados pueden variar1. Además, existen otros factores que pueden alterar drásticamente los ciclos menstruales, tales como: algunos métodos anticonceptivos, los cambios extremos de rutina o alimentación, las alteraciones hormonales, etc.

Y aunque la menstruación es un proceso completamente natural para las mujeres, e incluso es señal de buena salud, durante este periodo también puede llegar a sentirse dolor (dismenorrea). La dismenorrea es el dolor uterino que se presenta al momento de la menstruación y existen dos tipos:

  • Dismenorrea primaria: Es el tipo más común de dolor menstrual. Se caracteriza por presentar calambres o dolores palpitantes (cólicos) en la parte baja del abdomen que pueden ir acompañados de dolor de espalda baja, náuseas, diarrea y dolor de cabeza. Los dolores pueden comenzar a presentarse uno o dos días antes del periodo, e incluso, el primer día de éste, para ir disminuyendo a medida que avanza el ciclo. Una de las causas principales de la dismenorrea primaria es el exceso de prostaglandinas (sustancias de carácter lipídico derivadas de los ácidos grasos), las cuales provocan que los músculos del útero se contraigan y relajen, dando paso a los calambres o cólicos menstruales. Es común que este tipo de dolores aparezcan con mayor fuerza durante los primeros años del ciclo menstrual y que disminuyan al paso del tiempo hasta llegar al fin de la vida reproductiva de la mujer. Asimismo, se conoce que después de dar a luz el dolor puede llegar a bajar su intensidad.
  • Dismenorrea secundaria: A diferencia de la dismenorrea primaria que es causada meramente por el periodo menstrual, la dismenorrea secundaria tiene su origen en otras afecciones o enfermedades que afectan al útero y otros órganos reproductivos, como el ovario poliquístico, la endometriosis y los fibromas uterinos. Este tipo de dolor menstrual suele empeorar con el tiempo y puede presentarse antes, durante y hasta después del periodo.2
Image

Pero, ¿se puede quitar el dolor menstrual?, ¿existen medicamentos para los dolores menstruales? Primero que nada y hablando específicamente de la dismenorrea secundaria, es muy importante que, antes de atender los dolores menstruales como un tema aparte, consultes con un médico especialista o ginecólogo para que lleve un seguimiento adecuado y trate de la mejor manera cualquiera que sea la raíz del problema. Por otro lado, para tratar la dismenorrea primaria son de utilidad los medicamentos para dolores menstruales con naproxeno. Esto se debe a que este antiinflamatorio actúa inhibiendo la producción de prostaglandinas, que como ya mencionamos son la causa principal del dolor menstrual y, que, de hecho, participan en el proceso de generación del dolor en general.3 Debido a que Flanax® 275 tiene como ingrediente activo el naproxeno sódico que provoca una acción analgésica en el cuerpo, es uno de los medicamentos recomendados para aliviar y quitar el dolor menstrual de forma eficaz.

Además, puedes aplicar algunos consejos comunes que pueden ayudarte a sentir mucho más relajada durante el ciclo menstrual y, en consecuencia, a bajar la intensidad o quitar el dolor menstrual:

  • Tomar tés o infusiones naturales, algunas de las más recomendadas son: canela, anís, jengibre, hierbabuena y manzanilla.
  • Colocar una almohada, bolsa de agua o bolsa de semillas caliente en la parte inferior del abdomen.
  • Realizar alguna actividad física de bajo impacto y/o estiramientos.
  • Practicar técnicas de relajación, como yoga o meditación.
  • Tomar un baño caliente y descansar.2
Fuentes: